Después…

Publicado: 18 noviembre 2012 en Música, Personal
Etiquetas:, , , , ,

Después del humo negro hay que ser valiente y despertar, y vivir como vive la gente hay que ser valiente amigo, Yo tengo que volar.

No, ya no puedo quedarme aquí, si tu quieres quédate tú, esta vida no es para mí, yo quiero vivir con amor con mi gente abajito del sol con las olas y el amanecer, como un niño jugando otra vez, sin para de correr después…

Abrazos y carantoñas…

En Inglaterra se consolidó una forma musical, la “semi suite”, podríamos decir que fueron las “fantasías suite” o “consort set” sus principales impulsores fueron dos músicos de la corte Carlos I Giovanni Coprario y William Lawes, dos músicos de la cámara privada del rey y que según constadas se reunía con éste en largas sesiones musicales para tañer estas piezas. Giovanni Coprario fue un maestro inglés que sintió una profunda veneración hacia todo lo procedentes de Italia hasta el punto de que decidió cambiar su nombre italianizando y transformando su verdadero nombre nombre típicamente inglés y quizás para el demasiado simple para él como era John Cooper por el susodicho Giovanni Coprario, mucho más llamativo al estar así en términos italianos.

Bien, pues Coprario impulsó en Inglaterra el estilo italiano y su maestría fue también compartida por su colega William Lawes. uno de los más refinado y exquisitos maestros ingleses de su tiempo y digno predecesor del gigante que vendría despues, Henry Purcel. William Lawes. reunió varias coleciones de “consort set” o “suite fantasía” para un pequeño conjunto de cámara, la mayoría de ellas constituídas por tres movimientos: una fantasía que hacía las veces de un preludio u obertura, generalmente de mayor extensión que las otras dos piezas, a lo que seguían lo que él denominaba “aires”, pero lo que eran en realidad es una “alemanda” y una “gallarda“.

Vamos a escuchar completas unas de estas “fantasías suite” de William Lawes, fantasía, alemanda y gallarda conforman esta suite en Sol menor para dos violines, bajo de viola y organo que llega en interpretación de London Baroque.

Realmente resulta bastante triste el pensar que seres humanos capaces de construir tanta belleza y armonía como esta, vieran sus vidas segadas por la irracional guerra ( Hay que citar que William Lawes murió en la famosa batalla de Chester). Guerras que casi siempre son promovidas y fomentadas por personajes oscuros y normalmente para sus propios intereses, intereses normalmente no confesables. Pero bueno, dejemos a cada cual sobre su conciencia con los muertos provocados con sus decisiones…
– Fantasía:

– Alemanda:

– Gallarda:
Abrazos y carantoñas.

(fuente: Música Antigua, Radio Nacional Clásica)

Así termina la presentación de la primera de las canciones de Compay Segundo, “un viejito arrinconao cero”. El extracto en concreto dice así:

Quiero decirles, que yo tengo ochenta y ocho años, y tengo una capacidad.  La gente me dice: “y cómo que tu te sabes todos los números y no te equivocas?”, porque tengo un tremendo archivo mental. Pero soy un viejito de los que no me gusta arrincorme, porque un viejito arrinconao cero”

Y así empiezan a sonar las primeras notas de “Chan Chan“, de la que  Compay Segundo dijo textualmente:

“Yo no compuse Chan Chan; la soñé. Sueño con la música. A veces me despierto con una melodía en la cabeza, oigo los instrumentos, todo muy clarito. Me asomo al balcón y no veo a nadie, pero la escucho como si estuvieran tocando en la calle. No sé lo que será. Un día me levanté escuchando esas cuatro noticas sensibles, les puse una letra inspirándome en un cuento infantil de cuando yo era niño, Juanica y Chan Chan.

Para aquellos que creen tener el conocimiento absoluto sobre música y tan sólo se limitan a escuchar uno o dos tipos de música, recomendar que abran la mente, que la vida es un amplio abanico de melodías, de ritmos, de armonías y que cada cual es más rica en musicalidad, no todo en esta vida es lo que conocemos, no seamos conformistas, y hagamos por descubrir más de otras culturas, de otros sonidos, de otras músicas, no seamos “jóvenes viejitos arrinconaos”.

Aquí os dejo la letra de esta canción:

De Alto Cedro voy para Marcane
Llego a Cueto voy para Mayari

El cariño que te tengo
Yo no lo puedo negar
Se me sale la babita
Yo no lo puedo evitar

Cuando Juanica y Chan Chan
En el mar cernian arena
Como sacudia el ‘jibe’
A Chan Chan le daba pena
Limpia el camino de pajas
Que yo me quiero sentar
En aquel tronco que veo
Y asi no puedo llegar

De Alto Cedro voy para Marcane
Llego a Cueto voy para Mayari

Llevamos dos años en los que da una cierta sensación de estar viviendo una cierta moda hacia lo carioca, parece que lo brasileño gusta. El próximo mundial de fútbol será en Brasil en el 2014 y los próximos juegos Olímpicos en el 2016; también Brasil se está convirtiendo en un punto de emigración dada su economía emergente…

La música no se queda atrás, primero fue Michel Teló con su «Ai Se Eu Te Pego», que lejos de lo que pueda parecer, de ser un espontáneo que saltó a lo más alto del panorama musical mundial, Michel Teló es músico y compositor y lleva currando en el múndo de la música desde 1994.

Y ahora salta a la palestra, Nivaldo Lima Bautista, o como se le conoce artísticamente “Gusttavo Lima” quien con un sencillo, fresco y pegadizo trae su Balada Boa y su «Tchê tcherere tchê tchê».

Al margen de los números de ventas de ambos artístas, de discos de platinos, de números unos en Brasil, España, Holanda, Alemania, etc, cabe destacar el enriquecimiento cultural, la diversidad musical, y no el encasillamiento en un tipo de música puramente comercial. El que miremos a otros puntos del mundo buscando otras músicas, otros sonidos, otras voces, y abandonemos a los ya machacados figurines que no aportan ni aportarán nada nuevo a la música.

Abrazos y carantoñas

Hoy aprovecho esta pequeñita ventana para dar publicidad a un blog y a una publicación en concreto…

El blog es el del trabajo que vienen desempeñando desde la “Línea de Rehabilitación Psicosocial” en Badajoz los centros de las Hermanas Hospitalarias y la publicación es “¿Te animas a participar en una Master Class?

¿Te animas a participar en una Master Class?
Todos los jueves de este verano a las 11:30 horas de la mañana, se ha estado celebrando el taller de las “Masters Class” en el CRR de Badajoz. En ellas, han sido los propios usuarios del centro quienes han propuesto una actividad y han preparado una clase para el resto de compañeros enseñando sus conocimientos o experiencias.
En cuanto a la preparación y la elaboración previa de la Master Class ha recaído directamente sobre el propio usuario, quien, en conjunto y con ayuda un monitor, ha sido el encargado de todo, además de animar y motivar a sus compañeros para que participen en sus respectivas actividades propuestas.
Se han estado realizando actividades como de muy diferentes estilos y muy diversas, así como la lectura, en la que se ha podido leer unos versos de Pablo Neruda acompañados de un buen café; actividades de ocio como la de realizar varios campeonatos de dominó, trivial pursuit y tute; dinámicas de teatro y de pintura e información sobre nuevas tecnologías.
Cuando preguntamos a los usuarios que preparaban sus Masters Class sobre impresiones y experiencia nos han dejado opiniones tales como las siguientes: “para mí, las Masters Class ha sido como instruir a alguien, me he sentido como un niño con zapatos nuevos, es una cosa que gusta, que llena y que alguien esté aprendiendo algo que tu sabes”, “es muy gratificante”, “aprendes cosas que uno no sabe y que te enseñan tus propios compañeros”, “es un momento para compartir conocimientos, me alegro de poder hacer este tipo de actividades, pienso que cada uno podemos enseñar algo que conocemos”, “ha sido una experiencia muy positiva, al principio no sabía lo que era, creía que era algo de informática…, me atrajo el título de la actividad, pero cuando lo descubrí me encantó la idea de poder proponer y realizar una actividad” o “me parece estupendo que cada uno de nosotros podamos transmitir nuestros conocimientos a los demás, ya que es una acción muy enriquecedora”.
Después de leer opiniones tan motivantes como estas y por qué no… ¿te animas a preparar y participar en una Master Class?
Un chapó por la iniciativa, por la labor que desempeñan tantos y tantos profesionales de la línea de rehabilitación y por todo lo que aún queda por trabajar.
Como siemrpe, abrazos y carantoñas

Hoy he decidido incluir también en el blog canciones que formen parte de bandas sonoras de series/películas y que me gusten, y voy a empezar por la que me ha empujado a esto, que no es otra que la canción que se puede escuchar en la cabecera de la serie Misfits:

Esta serie, por hablar un poco de ella, es una jodida pasada, todos están zaleados, pero es súmamente divertida!! Misfits es una serie británica mezcla de ciencia ficción, humor y drama que trata sobre un grupo de jóvenes con comportamientos antisociales obligados a trabajar en un programa de servicio a la comunidad (Community Payback). Durante el servicio, una extraña tormenta les dotará de superpoderes que se irán conociendo a lo largo de la serie (copy-paste de la wikipedia).

Y el grupo en cuestión de este tema es The Rapture, una banda estadounidense de post-punk revival, con base en la ciudad de Nueva York. Mezclan influencias del post-punk, dance-punk, acid house, disco, electrónica, rock and roll y otros géneros más. Y esta mezcla es la que ha dado fruto a la canción que hoy traigo al blog: Echoes, incluída en el album con el mismo nombre, publicado en 2003.

Tanto el tema Echoes, así como el disco o la propia discografía de la banda no responde a los cánones de lo comercial, creándose su propio estilo, hecho por el cual me gustan y por el que creo que me rece la pena escuchar, claro está que no todo el mundo tiene la cultura músical para escuchar más allá de lo que nos venden las discográfica.

Abrazos y carantoñas.

Punto y final…

Publicado: 28 julio 2012 en Musicología

Entrando ahora en un cambio de aires, así como en lo personal, ya sea a la fuerza o no, es lo que toca… y el post de esta semana lo he decidido dedicar a una canción que me gusta mucho de un grupo que lógicamente me gusta mucho.

No se trata de una canción conocida, pero tiene muchas muy conocidas y algunas muy famosas.

Luar na Lubre, tirando de wikipedia, estuvo compuesto hasta el año 2005 por Rosa Cedrón como la voz del grupo, quien dejó el grupo para dedicarse a su carrera en solitario.

Lo cierto es que la historia de la música está llena de roturas, como si se tratase de un matrimonio que agota sus días hasta llegar al final al tan esperado divorcio.

Luar na Lubre es un grupo gallego de música folk, nacido en 1986 en la ciudad de La Coruña y encuadrado en la corriente que ha dado en llamarse “música celta”. Luar significa en gallego “resplandor de la luna”; lubre puede traducirse como “bosque sagrado donde los druidas celtas hacían sus rituales”

La música de Luar na Lubre se basa fundamentalmente en el folklore de Galicia, aunque está también muy influída por la de las regiones consideradas de tradición “celta” (Irlanda, Escocia, Bretaña) en línea con la corriente celtista de muchos grupos folk gallegos.

Su estilo ha evolucionado notablemente con los años, adquiriendo con el tiempo una gran sofisticación. En 1996 el músico británico Mike Oldfield incluyó una adaptación del tema O Son do Ar en su álbum Voyager e invitó al grupo a su gira mundial, lo que otorgó a Luar Na Lubre cierta fama internacional. La canción que esta semana traigo al blog no es otra que Espiral, una canción en la que este genial grupo nos presenta desde mi punto de vista una rica muestra de música, folklore, instrumentos y todos fundidos con una voz preciosa.

-Onde vas ti indo, querida doncela?
-Vou buscar leite señor, dixo ela.
Dúas rosas roxas, dous ollos negros
cheíños de barro, señor atópeme.
-Podo ir contigo, querida doncela?
-si, si o desexo señor, dixo ela.
Dúas rosas roxas, dous ollos negros
Cheíños de barro, señor atópeme.
-Cal é a túa dote, querida doncela?
-é como ti me ves señor, dixo ela.
Dúas rosas roxas, dous ollos negros,
Cheíños de barro, señor atópeme.
-Contigo no me caso querida doncela.
-No me preguntes mas, señor dixo ela.
Dúas rosas roxas, dous ollos negros,
Cheíños de barro, señor atópeme.

Si lo pensamos bien, las rupturas no sientan mal… digamos que en cierta manera ponen a cada uno en su sitio, a Rosa Cedrón con una brillante carrera musical, Amaia Montero sacando canciones cada vez más y más pésimas y unos por un lado y yo haciéndo lo que más me gusta que es disfrutar de mi tiempo con los que yo quiero…

Abrazos y carantoñas

Aunque se trate de música antigua, comparte circunstancias con situaciones actuales con todos/as los que vivimos en este loco mundo, una situación de cambio, de cambio profundo en muchos aspectos, como por ejemplo en la sociedad, que cada vez se va polarizando más, disolviéndose las estructuras que hasta nuestros días pervivían y convirtiéndose cada vez más en una sociedad de grandes ricos que acaparan toda la riqueza, frente una población cada vez más empobrecida que lentamente ven como se van mermando sus recursos y con grandes dificultades para cubrir las necesidades más básicas, más elementales, la vivienda, la alimentación, el agua o la educación.

La presión ejercida por los poderosos y ejecutada por los complices que gobiernan a la gran masa de ciudadanos europeos se traduce en la pérdida de derechos y en el sometimiento cada vez más severo a medidas restrictivas en el ámbito económico, político y social. Todo ello para asegurar el enriquecimiento desmedido de los índividuos de mayor rango en el escalafón de la sociedad.

Pues todo esto que hoy en día padecemos unos ciudadanos de una Europa en crisis, no es algo nuevo, si nos remitimos a los escritos de pensadores, políticos, filósofos, dramaturgos, poetas y conístas de los primeros años del siglo XVII, en los albores del barroco,  y reduccidos y mermados los avances que se habían producido ya en el renacimiento encontramos experesiones como estas: “todo vale a precios excesivos, es una locura lo que pasa y lo que en materia de dinero cada día se ve“, “No vio el orbe más deprabado siglo” o “¿Qué quiere usted que sea el mundo más que trabajos, sustos y aflicciones? Y es que terrible avenida de maldades se ha exparcido por el mundo”.

Hoy traigo al blog un villancico portugués que se titula “Senhora del mundo y que su texto es el siguiente:

Senhora del mundo
Princesa de vida,
seais de tal hijo
en buena ora parida.
Aquel soberano,
supremo señor
por suma bondad
vencido damor
De vos toma el trage
de manso pastor,
porque del no huya
la oveja perdida.
Del huerto cerrado
de vuestras entranhas
aquel hazedor
de santas hazanhas
salio disfraçado
con ropas estranhas
del sser que a los santos
da gloria cunplida.
Senhora del mundo
Princesa de vida,
seais de tal hijo
en buena ora parida.
Por vos virgen santa
podemos dezir
el hombre comiença
de nuevo a bivir.
Que antes su vida
que siempre morir
con grandes sospiros
por ver nueva vida.

Esta versión es del conjunto portugués Sete Lágrimas, pero en Spotify he encontrado una versión de Jordi Savall

Fuente: Radio Nacional Clásica

Sí, eso es, un villancico en pleno verano. Desde finales del siglo XV y durante todo el siglo XVI encontramos numerosas formas musicales propias dentro del ámbito de la música profana hispana, todas ellas profundamente vinculadas al texto literario que musicalizan y las principales que por aquel antaño podíamos encontrar son el villancico y el romance.

Aunque hoy en día para nosotros el villancico es una canción de temática exclusivamente navideña, durante los siglos XV y XVI era una canción en lengua vulgar de temática popular diversa, tanto profana como religiosa. Llegó a convertirse en la forma musical más frecuente en las canciones de la época. Básicamente constaba de dos elementos diferentes: estribillo (repetición) y coplas (que hoy llamaríamos estrofas). El estribillo podía emplear cada vez versos diferentes o podía repetir el último o sus dos últimos versos. Podían igualmente asentarse en esquemas de danzas como el passamezzo o la célebre Folía.

Hay una canción, en forma de composición de villancico que se llama “Todos los bienes del mundo“, está compuesta por el compositor Juan del Encina (ver wikipedia) y que viene recogido en el Cancionero de Palacio, también conocido por el Cancionero de Barbieri y que data de 1335 y es un manuscrito español que contiene música del Renacimiento. Las obras que posee están recopiladas durante un periodo de unos cuarenta años, desde el último tercio del siglo XV hasta principios del XVI, tiempo que coincide aproximadamente con el reinado de los Reyes Católicos.

El Cancionero recopila 458 piezas, la mayor parte de ellas en castellano, aunque también contiene unas pocas en latín, francés, catalán, euskera y portugués. Constituye una antología de la música polifónica existente durante el reinado de los Reyes Católicos. No hay que olvidar que, durante esta etapa, la corte era el centro de la actividad musical y en torno a ella se agrupaba un gran número de músicos y compositores, la mayor parte españoles.

Las obras tratan una gran variedad de temas: amorosos, religiosos, festivos, caballerescos, satíricos, pastoriles, burlescos, políticos, históricos, etc. El cancionero recoge desde composiciones sencillas de carácter popular hasta obras bastante elaboradas.

La obra que esta semana traigo al blog habla sobre de la caducidad de los bienes materiales, algo que hoy en día y que a lo largo de los siglos, se ha venido poniendo de manifiesto, el valor de lo material. En esta obra hay dos cosas que perduran al paso del tiempo: “salvo la fama y la gloria“. ¿Qué es la fama y la gloria? ¿Qué precio estamos dispuesto a pagar por ellas? ¿Hasta dónde estamos dispuesto a llegar para colmarnos de gloria para ser recordados por los que han de venir detrás de nosotros?

Hay para quienes estas dos cualidades, la fama y la gloria, carecen de importancia cuando se irrumpe sin tener en cuenta los valores propios de una persona.

Dice la letra de esta canción:

Todos los bienes del mundo
pasan presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.

El tiempo lleva los unos,
a otros fortuna y suerte,
y al cabo viene la muerte,
que no nos dexa ningunos.
Todos son bienes fortunos
y de muy poca memoria,
salvo la fama y la gloria.

La fama bive segura
aunque se muera su dueño;
los otros bienes son sueño
y una cierta sepoltura.
La mejor y más ventura
pasa presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.

Procuremos buena fama,
que jamás nunca se pierde,
árbol que siempre está verde
y con el fruto en la rama.
Todo bien que bien se llama
pasa presto y su memoria,
salvo la fama y la gloria.

Señores y señoras interesados de esta vida y de las que han de venir, disfruten de su fama y gloria, y esperemos que sea bien merecida y no haya pisoteado ni denigrado a nadie para conseguirla.

Abrazos y carantoñas

Durante el siglo XVI y tras el régimen oficial de Inglaterra optar por el protestantismo anglicano y perseguir toda aquella manifestación pública del catolicismo, tanto de culto, así como de composición musical latina, aunque se permitiera hacerlo en privado, algunos músicos británicos sí que decidieron abandonar el país debido a su condición de católicos para refugiarse en otros lugares de Europa, como al contrario hiciera William Byrd quien permaneció en Inglaterra, y tal fue el caso de ciertos compositores e instrumentistas ingleses que se auto-exiliaron a la vecina Dinamarca, atraídos por el explendor musical de aquel país. Jhon Dowland, Tomas Robinson y Tomas Simpsons fueron algunos de los compositores británicos que pasaron por la corte del rey Cristian IV de Dinamarca.

Dowland salió de Inglaterra en 1594 profundamente dolido por no habérsele concedido el puesto que había quedado vacante de laudista de la reina. Dowland que lo achacó a su condición de católico. Viajó hasta Italia, en donde llegó a contactar con ciertos papistas conspiradores de Roma que preparaban el asesinato de la reina de Inglaterra y a quienes se unió movido por la ira de no haber satisfecho sus ambiciones personales. Finalmente Dowland abandonó Italia para ejercer como laudista y compositor en la corte danesa de Cristian IV de Dinamarca, donde ya trabajaban varios de sus compatriotas y donde permaneció durante 10 años antes de volver a Inglaterra.

Un ejemplo de composición de Dowland es esta pavana de Doctor Case’s, que como no he podido encontrar un audio en condiciones y que se pueda compartir, ahí va la partitura.

 

Dr Cases Pavane by John Dowland

 

Abrazos y carantoñas