Posts etiquetados ‘Fifty Shades of Grey’

Es innegable que el fenómeno literário de la trilogía escrita por E.L. James (Erika Leonard para los curiosos/as), está resultando un boom a nivel mundial y que son millones de lectores y lectoras quienes leen sobre el tan famoso “Christian Gray” y sus periplos, así como sus gustos.

En el capítulo 25 del primer libro de la trilogía “Cincuenta sombras de Grey” podemos leer el siguiente fragmento:

De pronto, el suave silbido del iPod cobra vida. Desde dentro de mi cabeza, una sola voz angelical canta sin acompañamiento una nota larga y dulce, a la que se une de inmediato otra voz y luego más – madre mía, un coro celestial -, cantando a capela un himnario antiquísimo. ¿Cómo se llama esto? Jamás he oído nada semejante…

Así es como la protagonista de este libro describe la música que escucha cuando empieza a escuchar la música del iPod. Continúa un par de páginas más adelante:

– ¿Qué música era esa?
– Es el motete a cuarenta voces de Thomas Tallis, titulado Spem in alium

En concreto y en el libro hace referencia al motete Spem in alim escrito por Thomas Tallis e interpretado por los Tallis Scholars, bajo la dirección de Peter Phillips.

Ahora incluso se ha editado un disco sobre la banda sonora de la trilogía literaria y en donde la sexta obra es la ya mencionada Spem in alim y la cual se ha convertido en número uno de ventas (y descargas) en el Reino Unido.

Aún recuerdo la sensación que tuve, hará no menos de cinco años, cuando escuché por primera vez este motete, y ciertamente tengo que decir que hoy en día me sigue gustándo tanto o igual como la primera vez que lo escuché.

Para mi, que me considero un ferviente admirador y difusor de la música antigua, el que ya sea a través del tirón ocasional debido a las ventas de un libro, o de la forma que fuese, se consiga hacer llegar la música del renacimiento a cuantas más personas es todo un logro!!

Disfrutemos, con una pedazo de obra que fue compuesto en torno a 1570 para conmemorar el cuadragésimo aniversario de la reina Isabel I de Inglaterra. Dispone el espacio de ocho coros a cinco voces (de ahí lo de la obra a cuarenta voces) y alcanza su máximo punto de expresión justamente en el compás número cuarenta. Lo realmente cierto es que Tallis utiliza elementos espaciales, organizando las voces en ocho coros de a cinco, de tal manera que la música se canta a través de los distintos subcoros. La pieza se abre con una voz solista a la que pronto se le añaden voces superpuestas provocando que el ambiente adquiera una gran riqueza y sonoridad. Las primeras voces se apartan gradualmente de la textura de tal forma que el coro en su totalidad no vuelve a cantar hasta el compás cuarenta, en una clara referencia al número de voces de la obra. Seguidamente, la línea sonora transcurre en sentido opuesto, esto es, del octavo coro al primero. Spem in alium es una verdadera proeza musical dada la compleja interacción de las voces independientes en el desarrollo de la obra. Desde el compás ochenta, parejas o grupos de coros preguntan y se responden en un fragmento de verdadera emoción compositiva, variando la música constantemente. Una pausa dramática precede a la sección final, concluyendo la pieza con el coro al completo.

Abrazos y carantoñas…

 

Fuente: Wikipedia
Leiter’s Blues