Posts etiquetados ‘Real Monasterio de Yuste’

Recientemente indagando en internet sobre el Monasterio de Yuste y sobre el archivo bibliográfico que en él existía he encontrado esta noticia publicada de elconfidencial:

En diciembre de 2009 salían del Monasterio de Yuste para no volver jamás los últimos seis jerónimos, con fray Francisco de Andrés a la cabeza. Abandonaban la que también fue última morada del emperador Carlos V y su cenobio durante 451 años, pensando que regresarían tras las últimas reformas emprendidas por Patrimonio Nacional, de quien depende su gestión.

Sin embargo, su propia Orden, anémica de vocaciones, tenía otros planes para los religiosos de la clausura verata y había ordenado su reagrupación en Segovia. Ya lo había avisado fray Francisco dos años atrás, a la vista del mimo con que era tratada la Sociedad para la Conservación del los Murciélagos que velaba por la preservación de la colonia de quirópteros aferrada a sus muros: “Para especie en extinción, nosotros“. Y no le faltaba razón.

A fray Francisco lo encontré en Yuste una mañana de la primavera de 2007 vestido con un mono azul de trabajo y las manos callosas como sarmientos, más propias de un obrero que de un ministro de la Iglesia. Acababa de reparar una custodia del siglo XVI y me pidió unos minutos para cambiar el atuendo de trabajo por el hábito blanco y marrón de los jerónimos. Antes había aseado y dado de comer a fray Antonio de Lugo, octogenario enfermo de alzheimer; acudido a la liturgia de las seis de la mañana, luego a las ocho y media al oficio de lecturas, oración, laudes, misa y acción de gracias, y antes de que cantara el gallo, a eso de las tres de la mañana, me confesó que había estado llorando ante el Sagrario desahogando “una responsabilidad tan grande que ni imagina y que atenaza mi corazón de secretos secretísimos” como consejero del Papa.

Un papel de asesor que hoy, a kilómetros de la Vera, el último prior jerónimo de Yuste, con 45 años de vida contemplativa a sus espaldas, sigue cumpliendo, como él mismo confirma, pero no desde las entrañas de la clausura, sino entre las herramientas de un taller de orfebrería en Cabrerizos, Salamanca, y fuera de la orden jerónima, que abandonó “porque aquello se puso muy mal y entonces ya no merecía la pena”. Así explica cómo “a mí me quitaron de en medio porque debía de estorbar para ciertos planes -siempre se temió que imperara por los mandamases un fin eminentemente turístico para el lugar, como así ocurrió- y entonces fue cuando cerraron el monasterio”.

Tiempo atrás el prior había visto engrosada la comunidad con la llegada de monjes kenianos, pero que, tras ingentes papeleos administrativos para legalizar su residencia en España, se marcharon una noche saltando por la ventana.

“Yuste fue un asunto muy sucio”

“A los que se quedaron -continua su relato-, los llevaron a El Parral (último reducto en Segovia de los jerónimos en el mundo, ya que la orden nunca salió de la Península Ibérica), y allí viven unos cuantos muy mayores y muy acabados. La Orden está en la agonía. Pero ya le digo que el de Yuste fue un asunto muy sucio y muy triste, que ya no tiene solución. Lo dijo Jesuscristo: nadie es profeta en su tierra, y yo ni de mi propia casa, de modo que se ha cumplido su palabra; pero aquí estamos para dar una respuesta amorosa, comprensiva y misericordiosa como la dio Él”.

La revisión histórica, tras nuevos hallazgos carolinos, y la consiguiente “reorganización” de los espacios, con el horizonte puesto en 2008, fecha de las conmemoraciones redondas -600 años de la constitución en Yuste de la primera orden religiosa, 450 años de la muerte de Carlos V y 50 de la vuelta de los jerónimos al monasterio tras casi 150 de ausencia-, acabó por sentenciarles un año después de tanta celebración. Y la voz de Fray Francisco de Andrés, que siempre defendió contra viento y marea, contra Patrimonio y el sursuncorda, la pervivencia de su pequeña familia monástica, fue silenciada.

Y eso que la suya no fue una función exclusivamente espiritual en Yuste. En su misión sin fin de ora et labora también tenían encomendada los monjes la limpieza delas habitaciones de Carlos V, convirtiéndose la comunidad jerónima en el más eficaz garante de la conservación del lugar. Cada día cuidaban en recogimiento esas estancias -los jerónimos siempre están en silencio salvo tres horas de recreo a la semana- y en esa tarea doméstica fray Francisco decía sentir la presencia del emperador, “la tensión de la última batalla, la que fue más trascendente para él, pertrechado no de legiones, sino de los hombres más santos y virtuosos, los mejores artistas y los libros más valiosos, para vencer en su deseo de morir en paz de cara a Dios, con tantos pesares como traía”.

En marzo de 2010 asistimos a la confirmación de Francisco Pizarro, delegado de Patrimonio Nacional en Yuste, de que los jerónimos volverían y de que todo lo que se había dicho sobre su salida no se ajustaba a la realidad. Pero la única verdad es que el 15 de febrero de 2011 ya era un hecho que los cenobitas no regresarían al monasterio extremeño, cumpliéndose los temores de fray Francisco: quedaba para destino turístico y sede de la Fundación Academia Europea de Yuste, donde el proyecto europeísta hunde sus profundas raíces culturales.

Ahora, cuatro años después de romperse la clausura jerónima y con nuevos dirigentes al frente de Patrimonio Nacional, se anuncia que el próximo 10 de marzo y con una misa especial que presidirá el cardenal Rouco Varela, los rezos, aunque en polaco, volverán a poblar una exigua parte de Yuste. Para ello se ha construido un anexo que aspira a ser reducto de espiritualidad, aunque sea de importación. “Han encontrado -dice Francisco de Andrés- a un par de eremitas polacos que andan por allí aprendiendo español”. Dos monjes, Rafal y Pawel, de la Orden de San Pablo Eremita, comunidad paulina que desde el siglo XIV se hace cargo en Czestochova de la Virgen de Jasna Gora, patrona de Polonia, y que ahora cambiarán por la Trinidad del retablo mayor de la iglesia monacal extremeña.

Y mientras, en Cabrerizos, el último prior jerónimo de Yuste, consejero del Papa, vive al cobijo de la familia Yanutolo, cuya hija Elena, prestigiosa restauradora, posee un taller donde Francisco de Andrés ora et labora. Sacerdote, orfebre y conferenciante, se afana estos días en preparar una colección de ceras para hacer encuadernaciones de lujo y tiene en el horizonte una exposición que espera acoja Caja Duero.

“Corren tiempos oscuros”, me dice al fin el cura, que a los 22 años dejó a su novia para meterse a monje. “Sin embargo, yo siempre he tenido muy claros mis principios, asentados como carisma y vocación. La Iglesia no necesita hombres como yo, los necesita mejores, porque perder la virtud sería el fin. Mi concepto de mi mismo ha sido siempre bastante pobre, pero también es verdad que he tratado de vivir a tope con todo el corazón y todo el alma, de día y de noche, para servir a la Iglesia y a los hombres, poniendo por encima de todo el amor, la verdad, la justicia, la unión con Dios y con Cristo, y la entrega a los demás con el objetivo de vencer el mal. Y he hecho lo que he podido. Me he inclinado por el arte, la espiritualidad, por lo bello y lo noble, y así vivo ahora”. Tan lejos de la Vera que huele a jara y tomillo, la que abriga la sierra de Tormantos, y que ya nunca más volverá a mecerse con el sonoro silencio de la paz de los jerónimos.

No voy a ocultar que esta noticia me ha entristecido bastante, ya que me parece un atropello por parte de Patrimonio hacia la Orden de los Jerónimos y la cual ahora no quiere devolver a Yuste el fondo bibliográfico… En fin, tenemos lo que nos merecemos

De fondo mientras se lee esta noticia puede sonar “Circundederunt me gemitus mortis”

Fuente: ElConfidencial.com